Origen del nombre

El nombre Servidores de la Palabra es eminentemente bíblico: San Lucas comienza llamando así a los Apóstoles: «…tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la palabra»  (Lc 1, 2).

Servir a la Palabra quiere decir servir a Cristo, Palabra viva del Padre que salva al mundo.