Votos temporales

Mediante los votos de pobreza, castidad y obediencia el religioso se consagra a Dios, imitando de manera especial a Cristo pobre, casto y obediente, y llegando así a ser «un signo verdadero de Cristo en el mundo».

El período de votos temporales se renueva cada año, durante seis años. Una vez cumplido este tiempo, el religioso MSP puede ser admitido a los votos perpetuos.

El periodo de votos temporales prepara al religioso a una definitiva y más generosa entrega al Señor. Durante este período se continúan los estudios necesarios, se ejerce el apostolado de evangelización y se brinda a la comunidad algún servicio en particular, si es el caso.

Aquellos que entre los religiosos de votos temporales son, además, candidatos al sacerdocio, cursan los estudios de Filosofía y Teología, conforme a las normas establecidas por la Iglesia, y profundizan aún más en los estudios de la Biblia.

Es necesario que todos los religiosos MSP tengan una buena preparación intelectual y religiosa para servir mejor a la causa de la evangelización.