Postulantado

El postulantado es un tiempo que sirve de preparación inmediata para el noviciado. Se trata de un tiempo intenso de oración y de estudio de la vocación que solicitan hacer aquellos fieles laicos que, durante la etapa apostólica, han experimentado la inquietud de consagrar a Dios toda su vida.

La duración del postulantado es de cuatro meses para los que tienen preparatoria, y de un año para los que no la tienen. En este periodo el joven se prepara a su ingreso al noviciado estudiando, entre otras cosas, algunos elementos de latín, de urbanidad, de música religiosa y profundizando en el contenido de algunos documentos de la Iglesia. Para ser admitido como postulante, el fiel laico debe tener los seis meses de preparación para la promesa apostólica y por lo menos un año de apostolado.