Oración y vida comunitaria

Intelectualmente, al futuro misionero o misionera se le prepara para dar los cursos bíblicos mediante clases diarias, y espiritualmente, mediante la meditación diaria de una hora por la mañana, el rezo de la Liturgia de la Horas, una hora de adoración, la participación en la Eucaristía, la recepción del sacramento de la Reconciliación, el trabajo manual y la práctica de la caridad para con los hermanos. También es muy importante para el desarrollo de las virtudes cultivar el espíritu de sacrificio.