Estudio

El estudio es un elemento muy importante para el crecimiento espiritual e intelectual del Servidor de la Palabra.

Durante el tiempo de formación, los laicos estudian al menos los primeros seis cursos bíblicos del p. Luis Butera, fundador de los Servidores de la Palabra, de manera que luego los puedan enseñar a los demás. Además de los cursos, en el período de formación se estudian los documentos conciliares y el Catecismo de la Iglesia Católica, entre otros textos que ayudan a conocer la doctrina de la Iglesia.