MMSP

El Movimiento Misioneros Servidores de la Palabra (MMSP) está constituido por jóvenes laicos, hombres y mujeres. Habiendo experimentado la fuerza de la palabra de Dios, estos jóvenes sienten un llamado especial de entregarse a la predicación del Evangelio, lo cual realizan mediante una promesa de vivir, durante un año, los consejos evangélicos de Pobreza, Castidad y Obediencia. Así, los misioneros y misioneras laicos Servidores de la Palabra quieren enriquecer también a otros con la fuerza de la Palabra, y vivir, a su vez, una experiencia apostólica que los acompañará por toda la vida al concluir su promesa.

El MMSP depende de los Institutos religiosos: Misioneros Servidores de la Palabra y Hermanas Misioneras Servidoras de la Palabra.

Integrarse al MMSP

Quien ha experimentado la inquietud por la vida misionera, está invitado a participar en un Retiro Vocacional (conoce nuestras fechas de nuestros proximos retiros vocacionales) dirigido por los religiosos y religiosas Servidores de la Palabra.

Sólo se necesita:

  • Tener 18 años al menos y no más de 30.
  • Haber tomado los primeros cuatro cursos que imparten los Misioneros Servidores de la Palabra.
  • Tener deseos de dedicarse durante un año a la evangelización, a tiempo completo, sin recibir compensación económica.
  • Tener buena salud.
  • Presentar una carta de recomendación de un sacerdote católico.

Una vez que se es aceptado en la formación –que dura al menos seis meses–, y luego de concluirla satisfactoriamente, se pertenece formalmente al MMSP mediante una promesa, jurídicamente privada, que el fiel laico hace a Dios, ante la comunidad. El compromiso consiste en servir en la evangelización según el método de los Misioneros Servidores de la Palabra, durante un año. Esta promesa puede ser renovada, según sea el parecer de los responsables.

Finalidad

Los misioneros y misioneras laicos Servidores de la Palabra tienen como finalidad llevar la evangelización a los pueblos a donde los envíen los responsables del movimiento, colaborando con ello en la tarea de la Iglesia, que es esencialmente misionera.

Es por ello que, recordando la consigna de Cristo:«Así como el Padre me envía a mí, así los envío a ustedes» (Jn 20, 23), se esfuerzan en evangelizar a todos los pueblos y suscitar también evangelizadores laicos para la Iglesia local y Universal.

Formación

Al frente de la formación está el equipo de religiosos para los hombres y el de religiosas para las mujeres. Ellos y ellas se encargan de atender que los formandos observen y crezcan en los siguientes aspectos.

Oración y vida comunitaria

Intelectualmente, al futuro misionero o misionera se le prepara para dar los cursos bíblicos mediante clases diarias, y espiritualmente, mediante la meditación diaria de una hora por la mañana, el rezo de la Liturgia de la Horas, una hora de adoración, la participación en la Eucaristía, la recepción del sacramento de la Reconciliación, el trabajo manual y la práctica de la caridad para con los hermanos. También es muy importante para el desarrollo de las virtudes cultivar el espíritu de sacrificio.

Estudio

El estudio es un elemento muy importante para el crecimiento espiritual e intelectual del Servidor de la Palabra.

Durante el tiempo de formación, los laicos estudian al menos los primeros seis cursos bíblicos del p. Luis Butera, fundador de los Servidores de la Palabra, de manera que luego los puedan enseñar a los demás. Además de los cursos, en el período de formación se estudian los documentos conciliares y el Catecismo de la Iglesia Católica, entre otros textos que ayudan a conocer la doctrina de la Iglesia.

Trabajo

En la formación de los misioneros laicos no se descuida el trabajo material, que les ayuda a moldear el carácter, purifica su espíritu y les permite dar testimonio de su fe.

El trabajo aceptado con generosidad prepara a los misioneros a ser cumplidos en todo lo que su vocación les exigirá, y los forja en la virtud de la caridad y en el espíritu de sacrificio.

Apostolado

Durante el tiempo de formación los futuros misioneros se ejercitan en algunos apostolados, como son visitas domiciliarias, la difusión de la buena prensa en todas las modalidades posibles, especialmente de la Revista Inquietud Nueva, el rezo del Rosario Bíblico meditado y promoción de los retiros bíblicos de fin de semana.

Retiros vocacionales

Hincley C.A.

Tel: (760)253 1022

Monterrey, N.L.

Tel (81) 8900-4100

E-Mail: misionmty@hotmail.com

Tarimoro , Gto

Tel. (466) 161-3040

Chicoloapan Edo. de México

Tel. (55) 5852-3800

E-Mail: cnrmsp@hotmail.com