Postulantado

El postulantado es un tiempo que sirve de preparación inmediata para el noviciado. Se trata de una experiencia de intensa oración y de estudio de la vocación, la cual solicitan hacer aquellas jóvenes que, durante la etapa apostólica, han experimentado la inquietud de consagrar a Dios toda su vida.

La duración del postulantado es de tres a seis meses para las que han cursado ya la preparatoria, y de un año para las que aún no la han estudiado. Durante este periodo de formación, la joven profundiza en el contenido de algunos documentos de la Iglesia, tratados de vida espiritual, de formación humana, etc.

Para ser admitida como postulante, la joven que lo solicita debe tener los seis meses de preparación para la promesa apostólica, y por lo menos dos años de apostolado.