Libros

En el mundo actual existe una actitud anticatólica manifiesta, de modo que quien
desee manifestarse abiertamente como católico, recibirá constantemente críticas y
oposiciones, que pueden llegar a verdaderas persecuciones. Muchos políticos, incluso
de países mayoritariamente cristianos, pareciera que tienen un deseo común: eliminar la
fe católica del mundo. Y lo hacen como si la Iglesia fuera una institución retrógrada,
oscurantista e intolerante, que debe ser eliminada por no favorecer la paz, sino fomentar
la violencia. Evidentemente, eso no es verdad, pero pretenden imponer sus ideas por la
fuerza del poder político o a través de los grandes medios de educación y comunicación
social.
Por todo ello, es preciso que los católicos convencidos se pongan de pie,
propaguen su fe, especialmente con su vida, y den testimonio ante el mundo actual de
que vale la pena ser católicos. Ser católico es tener la seguridad de estar en la verdad,
que Dios mismo nos enseñó por medio de Jesucristo. La verdad, que en el amor a Dios
y al prójimo, da sentido a nuestra vida y nos llena de alegría y felicidad. Pero también
supone ser signo de contradicción y recibir ataques de aquellos que hablan mucho de
tolerancia, pero no toleran la fe católica.
Ser católicos de verdad en un mundo anticatólico es difícil, porque supone
luchar contra una mayoría que, por maldad o por ignorancia, atacan nuestra Iglesia y
nuestra fe. Hace falta mucho coraje para vivir como católicos, pero vale la pena. El
mundo moderno necesita testigos vivos del Evangelio, católicos militantes, que no se
escondan sino que den la cara y salgan al frente para defender su fe. Católicos que no se
avergüencen de su historia y que sepan responder ante las acusaciones que les plantean
los enemigos de la Iglesia.
Si eres católico, contamos contigo. Vive tu fe y así, por experiencia personal,
podrás decir a todos los que te rodean que ser católico es la mayor gracia que Dios te ha
regalado, que no estás dispuesto a renunciar a ella y que quieres compartirla con todos
los que lo deseen y busquen un sentido a su vida.