Devoción a María

de la Palabra honran a la Madre del Señor Jesús, viendo en ella a su propia Madre y un ejemplo a imitar. Se encomiendan a su singular intercesión para llenarse cada día más del amor de Dios y servir mejor a sus hermanos en el anuncio del mensaje de salvación. En su apostolado se empeñan en difundir el Rosario Bíblico Meditado, como instrumento de evangelización.

Evangelizar sin María es presentar el Evangelio a medias, es vaciarlo de su autenticidad (Czos. I, 923).